Técnica de Grisalla y el Esmalte

Bazar Pre Navideño Regalos Ejecutivos
octubre 22, 2019

Técnica de Grisalla y el Esmalte

TÉCNICA   DE GRISALLA Y EL ESMALTE

Para el artista en vidrio la grisalla y el esmalte son una técnica complementaria muy importante para la realización de vidrios únicos y por tanto de composiciones magnificas, basado en dos principios: para detener la luz en la superficie del vidrio y la creación de otra dimensión que no existía antes. En esto radica el alcance y la fascinación de la pintura sobre vidrio.

La grisalla es una técnica donde se consigue el claro oscuro de un dibujo, utilizando tonos pardos, terracotas y negro; produce un efecto monocromático, frio, sólido y mate, que se ha utilizado desde el periodo gótico a la fecha para hacer que una pintura se vea bidimensional con relieve y volumen. El vitral pintado con esmaltes al fuego tiene el objetivo de reforzar la gama cromática del mismo con un acabado brillante.

El primer indicio que se encontró de grisalla fue en el siglo IX con la imagen de la cabeza Cristo, en las abadías de Lorsh en Renania y de Wissembourg en Alsacia en la actualidad lo conserva Francia.

En el libro “Las Diversas Artes” el monje benedictino de nombre Teophilus, finales del siglo XI y principios del siglo XII hace por primera vez un escrito, donde habla acerca del trabajo del esmalte al fuego.

La técnica de la grisalla es muy meticulosa y distinta a otras formas pictóricas conocidas, además de que se sigue aplicando de la misma forma que hace siglos.

Fotografía: Casa Sáastun. Arte en Vidrio Agosto/ 2015

La característica principal de la grisalla es conseguir el claro oscuro en diferentes degradaciones evitando la transición de la luz en un aspecto difuso y tienen un aspecto mate. Existen diferentes tonos de grisalla donde se crean texturas y sombras; para distinguir las grisallas de los esmaltes, las grisallas son mates y los encontramos en tres colores básicos: negro, pardo y terracota, los cuales no han variado ni en acabado y formula desde el siglo XII.

La característica principal del esmalte es que tiene un acabado brillante a diferencia de la grisalla que tiene un acabado mate; estos sirven para acentuar un color en el vidrio, aumentando su intensidad; podemos encontrar esmaltes con acabados opalino y traslucidos; en una gama amplia de colores. Podemos encontrar esmaltes opalinos y esmaltes traslucidos, dentro de los cuales utilizaremos la veladura con degradado, con martillado, achurados esgrafiados y agua fuerte. Dentro de los esmaltes y las grisallas logramos efectos, texturas y degradados.

Obteniendo una gama amplia de acabados.

Ambos son polvos a base de óxidos de metal y fundentes que se mezclan, para aplicarlos al vidrio en húmedo; y que se fijan al vidrio sometiéndolos temperatura.

Existen diferentes tipos de vehículos algunos acuosos como: agua destilada, vinagre de caña, o manzana, vino tinto, silicato de sodio y goma arábiga, entre otros. Brindan capacidad de secado rápido. El silicato de sodio y la goma arábiga se utiliza principalmente para endurecer la grisalla y el esmalte si la necesidad de meter a horno para fijar.

Y otros grasos como: esencia de pino, clavo, rosas, bálsamo de copaiba entre otras. El aceite otorga una consistencia espesa, sin que por ello pierda su transparencia.

Las grisallas tienden a fijarse a una temperatura promedio de 580 grados a 640 grados centígrados dependiendo del proveedor, el tipo de grisalla y esmalte que se utilice (marcas)

                                                                                                            Compilo: Lic. Miriam Palacios Aguilar

CASA SÁASTUN. Arte en Vidrio Mr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat