Historia del Vitral en México

Vidrios y vitrales en la arquitectura mexicana
marzo 27, 2019
Los vitrales más espectaculares del mundo
marzo 28, 2019

Historia del Vitral en México

El vitral llego a México muy tímidamente a fines del siglo XVIII y en el siglo XIX tuvo un resurgimiento gracias al Art Noveau.

En el Virreinato el vitral pierde fuerza pues las pinturas murales desplazan al vitral y en el Barroco todo el interés se centro en el retablo siendo imposible desviar la atención a las ventanas.

A finales del siglo XVIII se crean los primeros vitrales en México, en la capilla domestica del convento jesuita de Tepotzotlán. Así fue que mientras en Occidente se olvida el vitral en México esta su surgimiento.

En el Neoclásico el mejor ejemplo del vitral mexicano está en el Santuario de Loreto en la Ciudad de México con la cúpula de vitral más grande de su tiempo, esta cúpula fue compuesta por 24 enormes vitrales.

En el siglo XVIII se vuelve menos popular su presencia, limitada solo al vitral religioso mientras que en las últimas décadas del siglo XIX y primeras del siglo XX hay un gran gusto por el vitral. En 1900 había ya muchos vitrales europeos en México, todos con el mismo estilo, su ejemplo mas claro son los vitrales en el castillo de Chapultepec.

Durante el porfiriato ya había en México varios talleres de vitralistas, uno de los más famosos de la ciudad de México fue el taller Pelladini- Marco que  se volvió un verdadeo taller industrial a finales del siglo XIX.

Ejemplos claros del vitral de la época del art noveau son los vitrales de 1908 por Jaques Grober del edificio que ocupa hoy el palacio de hierro. Y el vitral de Geza Marot en 1914 para Bellas Artes, el plafón para el teatro.

Con la Revolucion de 1910 el vitral en México cambia por completo dando espacio a artistas y artesanos mexicanos.  Para los artistas mexicanos no fue difícil llevar a cabo monumentales obras vitrales pues estaban acostumbrados a proyectar monumentales obras murales. En un principio la tarea de los vitrales monumentales fue vislumbrar la diversidad mexicana. También en esta época el vitral logro colocarse como obra artística que da un toque de distinción en los hogares de México, gusto que permanece vigente en la  época actual.

Con esto concluimos que un hogar con vitrales es un hogar con lujo y buen gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat