El Vitral y la Arquitectura Gótica

Vitrales en la Arquitectura Mexicana
enero 29, 2020
El Vitral con Latón
marzo 7, 2020

El Vitral y la Arquitectura Gótica

El término francés vitrail llegó al castellano como vitral. Se trata de un sustantivo que alude a una vidriera que exhibe diferentes colores. Cabe recordar que el concepto de vidriera puede referirse a la estructura que, con vidrios, permite el cierre de una ventana, una puerta u otra abertura.

Vidrieras policromadas, los vitrales desde su inicio se realizan con piezas de vidrio de distintas tonalidades; por lo general estos vidrios actualmente tiene colores sólidos, que ocasionalmente son coloreados con esmaltes y luego ensamblados entre sí a través de tiras de plomo, llamadas cañuelas.

El origen de los vitrales es muy antiguo: en los tiempos del Imperio Romano, ya se empleaban en los edificios religiosos. A partir del siglo XIII, con el apogeo de la arquitectura gótica, el uso de vitrales se masificó para la representación de escenas históricas o pertenecientes al terreno de la religión.

La Arquitectura Gótica

  • Verticalidad. Los edificios tienden a la altura. Tienen un sentido simbólico de ascensional, de llegar al cielo.
  • Luminosidad. Espacios interiores muy luminosos y coloristas. Se debe al predominio de los vanos con vidrieras sobre los muros. La luminosidad coloreada pretende representar las sensaciones de una Jerusalén celestial.
  • Naturalismo. Los elementos escultóricos imbricados en la arquitectura suelen ser bastante naturalistas: follajes, hojas y animales en la decoración de los capiteles.

El material utilizado era la piedra cortada, escuadrada y pulida en sillares regulares. Los elementos constructivos del gótico más característicos son: Arco apuntado u ojival y la Bóveda de crucería. Se origina por el cruce de dos tramos de bóveda de cañón apuntada con arcos cruceros de refuerzo. Además, tiene arcos fajones y formeros. El peso se concentra en los ángulos.

A medida que el gótico evoluciona, especialmente en la época de decadencia del siglo XV, las bóvedas son más decorativas con aumento del número de nervios, convirtiéndose en bóvedas estrelladas, florales o reticuladas.

Los muros pierden gran parte de la función de sustentantes, por lo que se abren grandes ventanas (en el gótico clásico se tiende a que predomine el vano sobre el muro).

Se utiliza mucho el pilar fasciculado (con varias columnas adosadas para recoger los nervios), que cuando son muy finas o estrechas se llaman baquetones. Los capiteles son una cinta continúa decorada con elementos vegetales, entre los que destaca la hoja de cardo (cardina).

En la bóveda de crucería el peso vertical se contrarresta con pilares en el interior, y en sentido lateral con los arbotantes (sectores de arco aéreos), que se apoyan en contrafuertes exteriores (estribos) y sobre ellos una pieza llamada pináculo, con dos funciones:  Llevar el empuje vertical hacia abajo y función decorativa.

Los arbotantes también tienen la función de evacuar el agua de lluvia por medio de las gárgolas. Todo esto permite aligerar los muros. Ahora el muro sólo encierra el espacio interior del edificio, no es un soporte. A causa de esto, se abren grandes vanos.

También, según avanza el gótico, las ventanas son más grandes y están más decoradas y es aquí donde entra con mayor fuerza para la decoración con los vitrales y con decoraciones pétreas denominadas tracerías.

Francia. En Seine-Saint-Denis (93). La basílica de Saint-Denis. La necrópolis de los reyes de Francia. Las vidrieras que adornan la catedral.
Francia. En Seine-Saint-Denis (93). La basílica de Saint-Denis. La necrópolis de los reyes de Francia. Las vidrieras que adornan la catedral.

Los vitrales góticos tienen una dimensión mucho mayor que los del estilo románico, en el que las vidrieras se ubicaban en vanos pequeños que permitían la entrada de la luz dentro de la estructura compacta y maciza de la iglesia.

Este aumento de las dimensiones del vitral fue posible gracias al descubrimiento de estas nuevas estructuras arquitectónicas que permitían elevar el espacio y abrir las paredes, reemplazando la pared maciza por el vidrio.

De la bóveda de cañón se pasó a usar la de crucería y el arco de medio punto se desechó por el apuntado. Además, arbotantes y contrafuertes permitieron sostener los largos y estilizados pilares de la nueva catedral.

Todos estos elementos permitieron que se generaran vanos mucho más amplios para los grandes vitrales que reemplazaron a los muros de piedra.

Los vitrales góticos fueron uno de los principales elementos constructivo-decorativos que marcaron la forma de concebir la arquitectura eclesiástica durante los últimos siglos de la Edad Media. Se utilizaron sobre todo en edificios como iglesias y catedrales, durante el periodo histórico que lleva el mismo nombre.

Compilo: Lic. Miriam Palacios Aguilar Casa Sáastun. Arte en Vidrio MR   Enero/2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat